Carboximetilcelulosa en la industria farmacéutica

Carboximetilcelulosa

La carboximetilcelulosa, carmelosa sódica o CMC, también conocido como aditivo número E-466, es un producto derivado de la celulosa de plantas, fibras vegetales y proteínas de animales.

Su presentación es muy similar a la de una sal de sodio del éter, por lo que se obtiene de forma granulada, con color blanco con matices amarillentos o grisáceos, sin olor ni sabor.

Es un coloide hidrófilo y con usos similares a la metilcelulosa. Para que sea soluble es necesario modificar químicamente la estructura vegetal de la que se obtiene la CMC, que es la celulosa de algodón o de maderas; también se puede obtener por medio de la reacción entre la celulosa con ácido cloroacético.

La CMC se puede disolver en agua fácilmente y tiene la característica de ser fácilmente fermentada en el intestino grueso, y también es la que hace posible sus usos tanto en la industria alimentaria como en la farmacéutica. Además, es una fibra dietética que puede recomendarse a las personas que sufren de algunos problemas digestivos.

Si bien se dispersa con facilidad en el agua fría y caliente, y permite obtener disoluciones coloidales, prácticamente es insoluble en alcohol.

Carboximetil-celulosa

De la misma forma que otros polímeros solubles en agua, las partículas de CMC tienden a aglomerarse y a provocar la formación de grumos cuando se humecta con agua.

La CMC es compatible con otros coloides de tipo orgánico como alginatos, almidones, harinas, ésteres celulósicos, éteres, detergentes tensoactivos, gomas, polímeros aniónicos y no iónicos que sean solubles en agua.

FERMENTACIÓN DE LA CMC EN EL INTESTINO

La fermentación que la CMC tiene en el intestino permite reducir los niveles de colesterol en la sangre y movilizar al tracto digestivo para tener una actividad metabólica más estable.

Estas características permiten que, ante un consumo moderado, las personas que ingieren productos con este aditivo tengan efectos positivos en su organismo; por ejemplo, la circulación de sangre es más equilibrada y favorece la relajación del sistema nervioso, con lo que se puede regular el apetito y tener una mejor calidad de sueño.

USOS EN LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA

Carboximetil-celulosa

El CMC es un aditivo muy utilizado para la formulación de geles de lubricación utilizados por los expertos en fisioterapia, así como para cirugías cardiacas, torácicas u oculares, donde actúa como agente estabilizador de espesamiento para obtener geles de buena consistencia y con una gran adhesividad, pero sin mucha transparencia y con un color pardo acaramelado.

Cuando se mezcla la CMC con goma guar y carrangenina se obtienen geles muy estables y viscosos.

En su aplicación como aditivo para formular geles, estos productos son de tipo aniónico y estables a un pH entre 6 y 9, lo cual es muy importante porque los geles con pH más bajo suelen perder viscosidad conforme aumenta la temperatura.

Por su parte, las soluciones formuladas con CMC mantienen una viscosidad constante, la cual solo se va perdiendo cuando el pH es superior a 10.

Gracias a su efecto en el intestino grueso, la CMC se utiliza para la formulación de laxantes, o productos que ablanden las heces fecales para que puedan ser eliminadas con más facilidad y sin causar irritación en las mucosas.

También se utiliza para formular productos para el tratamiento del síndrome de ojo seco, como emulsificante en emulsiones O/W y como agente suspensor en la formulación de suspensiones.

USOS EN LA INDUSTRIA COSMÉTICA

La CMC se utiliza para dar estabilidad a las cremas y mejorar su consistencia; modificar la viscosidad de productos de uso cosmético; para formular productos destinados a dejar una película fina sobre la piel, el cabello o las uñas. También se utiliza para fabricar máscaras de gel o de tela para el rostro, geles de uso facial, dentífricos y protectores de sol.

Carboximetil-celulosa

OTROS USOS INDUSTRIALES

La CMC se utiliza para la fabricación de detergentes, adhesivos, pinturas y tintas de impresión; en la elaboración de adhesivos para papel destaca porque gracias a sus características no desprende olor, no mancha el papel y no atrae a los insectos bibliófagos por lo que es ideal para materiales artísticos que requieren restauración.

En la industria de construcción también se usa como espesante para dar más densidad al hormigón.

En el mundo de la gastronomía e industria alimentaria se utiliza la CMC para evitar la precipitación de sales tartáricas en los vinos blancos. Es un aditivo que se usa como espesante para dar viscosidad y consistencia a los productos lácteos, pasteles, pastas y pan.

Ahora que conoces más sobre la carboximetilcelulosa, en Pochteca lo encontrarás de la más alta calidad y en la presentación más conveniente para tu empresa.

Navega por nuestra página web para conocer todos los productos y químicos industriales que tenemos para ti, y si necesitas más información, escríbenos a través de nuestro chat en línea donde con gusto te atenderemos.

Archivo
Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn
Email
Skype

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.